29 ene. 2014

Una buena nalga

Ayer estaba en la cafetería de la universidad esperando que me dieran la torta que había pedido, en eso entra un señorita muy bonita, rubia de ojos café de piel blanca lechosa. Esta señorita es famosa por su trasero, un buen trasero pero lo que la hace sobresalir mas es que esta dama levanta el culo. Su espalda se deforma hermosamente para hacer que ese par de nalgas se levanten y puedan saludar como se debe a la comunidad estudiantil.

Imaginen eso, con el pelo rubio

Y como buena mujer, los leggings los usa casi todos los días, cuando no, usa unos jeans que ufame león!

Pues ese día, ese buen día, ella traía unos leggings blancos, chulada de maisprieto. Yo maestro de la secrecia y pasar desapercibido, miraba de reojo tremendo monumento pompal, mi torta llego cuando la pequeña decidió que era momento de salir. Se dirigió a la salida y yo la seguí con la mirada, claro esta que quería asegurarme que no le pasara nada. Al momento de que ella salio, mi mirada y las miradas de los hombres en la mesa al lado de la puerta se cruzaron, reímos un momento y después me gritaron:

-Todo bien compa?!-
-Todo muy bien,- respondí.- Esta bien buena la torta, nomas.-

Reímos un poco mas y mi camino y el de esos desconocidos se separaron.
Amiguitos! Dios no es tonto, nos conoce, por eso creo a las mujeres, porque sabia que un buen par de nalgas son capaces de unir a un grupo de hombres desconocidos. Dios es extremadamente inteligente. 
Que tengan un buen día.